Cómo hacer pan casero… ¡en casa!

El mes pasado asistí a una master-class (vaya nombre que le estamos dando a la típica clase de formación de toda la vida!) de mi gran amigo Ivan Plademunt, que regenta el restaurante que lleva su apellido y ofrece unas maravillosas jornadadas de show-cooking (otro “palabro” para decir que nos enseña lo que está cocinando), en las que aprendí a hacer pan. La clase estuvo impartida también por epicúrratelo (Gracias!).

He de deciros que esta jornada me cambió la vida de una forma drástica, disrruptiva, emocionante…

Sí… pan… El pan de toda la vida… el que estamos acostumbrados a comprar en la panadería de la esquina por apenas 50 céntimos, aunque más sabroso, consistente y sin sustancias “raras” que no conocemos. Pues ese mismo pan, mucho más sabroso, casero y sin aditivos ni conservantes, es el que hago todos los fines de semana (que puedo) en casa desde hace un par de meses para agasajar a mi esposa e hijas con unas estupendas tostadas o para acompañar a una salsa de, por ejemplo, boletus con presa ibérica y salsa de ostras (Hummm…. Suena bien… ¿Verdad?).

Pues pongámonos manos a la obra, que es sencillísimo… ya veréis!.

Ingredientes:

-500 gramos de harina de fuerza (ya sabéis que yo compro en Mercadona: es la harina que pone “de fuerza” y tiene las letras rojas).  

– Una porción de levadura fresca “levital” de 25 gr. La encontraréis, normalmente, en la sección de lácteos de cualquier supermercado. En Mercadona (lo siento… otra vez sale a la palestra), está al lado de la mantequilla, en la sección de yogures.

IMG_4296

– 300 gramos (o mililitros, que es lo mismo) de agua.

– 10 gramos de sal. Aproximadamente una cucharadita.

Y ¡Nada más!… así que… manos a la obra (o a la masa, jejeje)…

ELABORACIÓN:

  1. Coge un bol grande donde puedas mezclar todos los ingredientes.
  2. Pon en el bol los 500 gr. de harina de fuerza y desmenuza los 25 gr. de levadura fresca
  3. Añade los 10 gr. de sal, intentando que no tome contacto con la levadura fresca, pues la sal y la levadura no se llevan muy bien, es decir, que el efecto que queremos conseguir de elevación de la masa con la levadura, puede verse mermado si la sal la añadimos junto con la levadura.
  4. Añade los 300 ml. ( o gramos) de agua.
  5. Con la ayuda de una espátula (yo uso una “lengua de gato”), vamos mezclando los ingredientes en el bol hasta que consigamos una masa compacta.
  6. Amasamos en tandas de 10 minutos dejando descansar la masa unos 10 minutos entre amase y amase.
  7. Cubrimos con un paño de lino o algodón y dejamos descansar la masa unos 30 minutos para que la levadura haga su efecto y doble (al menos) su tamaño. Puede ocurrir que, si tu cocina está fría, la masa no dobla su tamaño, como me ocurre a mí. En este caso, calienta el horno a 50º y mete la masa cubierta por el paño durante esos 30 minutos. Éste es, quizá, el paso más importante, por lo que debes poner cuidado y paciencia para conseguir que la miga esté esponjosa.

    IMG_4294

    Así es como queda la masa tras 30 minutos a 50º en el horno. notarás que su aspecto cambia radicalmente y que la levadura ha formado burbujas gaseosas. También el olor te cautivará, pues es tremendamente característico.

  8. Introducir en el horno a 220 grados, que debe estar previamente precalentado a esa temperatura.
  9. Hornear durante 20 minutos a 220 º. Al principio y a la mitad del horneado, echad un vaso de agua sobre la base del horno… sin miedo!… no os preocupéis por las consecuencias… no pasa nada!. Ésto hará que la corteza de vuestra hogaza esté crujiente.
  10. Cuando terminéis esos 20 minutos, dejad la masa durante otros 20 minutos bajando la temperatura del horno a 200º
  11. Sacar el pan del horno y dejarlo enfriar en una rejilla.

IMG_4183

Y… Voilá!… Ya tenéis vuestro pan recien hecho!.

Espero que disfrutéis del sabor, textura y frescura de éste pan.

Bon Profit!

¿Cuándo tomará consciencia la Red?

Èsta es una pregunta que me estoy haciendo desde hace bastante tiempo. ¿Podrá la Red (tal y como la conocemos ahora), tomar consciencia de su propia existencia y, por tanto, poder relacionarse con el ser humano?.

Es decir, ¿Podrá la Red convertirse en un ente consciente de su propia existencia y que pueda interactuar con el resto de los seres conscientes que poblamos la Tierra?

Puffff!!!… Pregunta extremadamente difícil de responder…

Según los estudios que todos conocemos, el ser humano utiliza el 10% de su capacidad cerebral para obtener lo que todos denominamos “consciencia”, que es algo que nos permite tener un pensamiento propio de ser únicos en el universo que conocemos actualmente y que creemos nos permite ser entes inteligentes.

Suponiendo que un cerebro humano pueda almacenar 100 Terabytes de información, la red está actualmente en aproximadamente unos 50 Terabytes, lo que pronostica que, al ritmo actual, la Red tomará consciencia en, aproximadamente, cuatro años.

Por tanto, estemos preparados para la siguiente generación de “seres inteligentes” que puedan pensar por sí mismos. Es posible que tengamos que modificar los libros de texto de nuestr@s hij@s para incluir un nuevo tipo de “ente” consciente con el que tengamos que relacionarnos en nuestro día a día.

Heartbleed : Evita que te copien la contraseña con éstos consejos

Imagen

Seguro que mucho habéis oído hablar estos días sobre el último agujero de seguridad que se ha filtrado en los medios : Heartbleed. Y digo “filtrado” porque se sabía que existía dicho agujero desde hace meses o incluso años (un par de ellos mas o menos), pero nadie se atrevió a darle bombo al problema. ¿Porqué?… ¿Por miedo al escándalo y a la revolución mediática que (más bien poca) se ha montado al respecto?… No sé… Quizá porque además de lo anterior, detrás existían intereses de grandes Entes que se aprovechaban del bug para beneficio propio.

Pues bien, encontrado el error e identificado el problema, pongámonos con la solución, que para eso estamos los simples mortales … ¿verdad?

¿Qué es Heartbleed?

Se le ha puesto el nombre de Heartbleed a un problema que se ha encontrado en el protocolo de seguridad SSL con el que encriptamos la mayoría de las comunicaciones que hacemos a diario entre nuestros PC’s, Mac’s o dispositivos móviles y los servicios de información que tenemos en Internet y que consultamos a diario.

Por poner un ejemplo, a diario y de media, cada uno de nosotros realiza alrededor de 100 conexiones con servidores en internet que utilizan el mencionado protocolo SSL. Lo usamos normalmente al consultar o enviar e-mails, leer páginas Web, guardar nuestros documentos en la nube, comprar en cualquier tienda online, pagar con nuestro número de tarjeta de crédito, enviar nuestros datos personales al acceder a algún sitio de pago… etcétera, etcétera y etcétera.

Es decir, que lo usamos casi siempre que accedemos a internet. De ahí que se haya convertido en un problema tan amplio en la red de redes. Aunque… no desesperes!… como he dicho antes, hay solución (como para “casi” todo en esta vida ;-).

El problema viene dado cuando nos identificamos en uno de éstos servicios que os he mencionado. Al enviar nuestro usuario y contraseña al servidor o servicio donde queremos acceder mediante SSL, el o los servidores encargados de autenticarte guardan en su memoria y durante un estrecho período de tiempo nuestro usuario y contraseña sin encriptar, es decir, visible a cualquier desalmado que desee “robar” nuestros datos.

Entonces… ¿Han podido robar mis passwords?

Sí. Han podido hacerlo, por lo que te recomiendo que tomes las acciones que te aconsejo a continuación.

¿Qué es lo primero que debo hacer?

Lo primero es preguntarte… ¿Utilizas algún sistema para almacenar tus passwords?…

¿No?

Entoces, empieza hoy mismo :

Usa un sistema de almacenaje para tus passwords. Puede que pienses que ésto no va contigo o que nadie va a estar interesado en suplantar tu identidad en Internet porque tu vida digital no merece la pena ser suplantada. ¿Seguro?… Piensa entonces si te gustaría que alguien extraño y que no conoces de nada entrara en tu casa y se apropiara de tu frigorífico, tu televisión… o peor aún… de tus hij@s!… eso es lo que ocurre cuando alguien suplanta tu identidad en internet : que puede contratar, comprar, vender, divulgar, escribir opiniones… todo lo que puedes hacer tú a ojos de los demás.

Entonces… sí… te lo repito : empieza hoy mismo!

  1. Descárgate un sistema para almacenar tus passwords. Existen varios en el mercado. Los hay de pago o totalmente gratuítos:
    1. Gratuítos : Password Dragon, LastPass, KeePass, LockCrypt, Password Safe.
    2. De Pago : 1Password (y no pongo más porque para mí es el mejor).
  2. Espera a que tus servicios de internet te envíen un correo o te notifiquen de alguna forma diciéndote que ya han subsanado el problema en sus servidores. Puedes ver una lista de los servicios que están solucionando los bugs aquí (la información está en inglés).
  3. A medida que tus servicios en internet vayan publicando que han solucionado el problema, comienza a guardar los usuarios y contraseñas que tienes en tus sitios webs, servicios en la nube, cuentas de e-mail, etc., en tu nuevo sistema de almacenamiento de contraseñas. Es muy importante que lo hagas cuando dichos servicios solucionen el bug, pues si lo haces antes, tu contraseña podría estar de nuevo comprometida.
  4. Usa una contraseña distinta para cada uno de tus servicios en Internet. De esta forma, si llegan a descubrir una, sólo podrían acceder a uno de tus servicios, no al resto de ellos. 

Si ya usas un sistema de almacenaje de contraseñas, úsalo para cambiarlas en cuanto tus servicios web solucionen el bug Heartbleed.

Puedes estar informado sobre la evolución del bug en heartbleed.com

Wearable Tech : El Internet de las cosas que llevas encima

Cuando el otro día me comentó María Sheng (mi hija mayor) que quería hacer un trabajo sobre mi pulsera Jawbone Up para su clase de tecnología en el colegio, me picó el gusanillo de escritor (ese que todos deberíamos tener dentro) y me puse a pensar en plasmar en unas líneas mi experiencia con este aparatito que de una manera increíble me ha ayudado a conocerme a mí mismo y a tomar decisiones que espero mejoren mi salud.

Sí, y digo bien… esta pequeña pulsera de la que no me he separado en tres meses me ha ayudado a conocer mejor lo que hago en mi día a día y, a través del programa que le acompaña en mi smartphone, me ayuda a superar mis retos personales en cuanto a ejercicio diario, calidad de mi sueño y alimentación sana.

jawbone_up

La Pulsera Jawbone Up. Su despiece.

El dispositivo en sí es bueno… bastante bueno. Muy fiable, ligero y a prueba de golpes y mojados accidentales. De hecho, no me la quito ni para fregar los cacharros… aunque sí para ducharme y nadar, puesto que no se recomienda sumergirla en agua a más de 1 metro. Vamos… lo que se dice un verdadero todo-terreno!.

En la foto de arriba podéis ver el despiece de esta pequeña maravilla tecnológica. Como podéis comprobar, todo encaja perfectamente y está completamente termo-sellado y fortalecido con una pequeña estructura exterior que evita que pueda llegar a romperse la goma que recubre todo el dispositivo. Aquí os dejo un vídeo donde se puede comprobar el proceso de fabricación y control de calidad que tienen las pulseras.

jawbone-up-duo-1

La aplicación que acompaña a la pulsera es uno de sus puntos fuertes frente a la competencia

Pero, sin duda alguna, lo que hace destacar ésta pulsera del resto de su competencia (Nike FuelLarklife, BodyMedia Fit LINK,  Fitbit Force y Withings Pulse) es su aplicación para monitorizar tu vida diaria. La sincronización de los datos entre tu pulsera y la aplicación se realiza a través del conector mini-jack que se esconde en el capuchón de plástico que, a su vez, sirve para cargar las baterías. Yo la recargo cada ocho o nueve días, aunque su autonomía puede llegar hasta diez días.

La aplicación te muestra los datos de una forma sencilla y muy visual, con tus objetivos diarios de sueño, ejercicio y comida. Veamos cada uno de éstos apartados un poco más a fondo:

Sueño

la fotoPara activar el modo sueño, debemos pulsar el pequeño interruptor cuadrado que hay en uno de los extremos de la pulsera hasta que luce el led con el icono de una luna y nos lo confirma con una pequeña vibración. La pulsera nos monitoriza el sueño a través de los movimientos que realizamos durante nuestro descanso. Por tanto, puede saber de una manera bastante fiable cuáles son tus etapas de sueño profundo y ligero, sumándolos al total de la noche para hacerte ver si tu descanso ha sido reparador o no.

También te contabiliza el tiempo que estuviste despierto y las veces que te despertaste (es muy cotilla : sabe cuándo has ido al baño o te has levantado para comer o beber algo, jejeje).

Todo está muy bien pensado. Incluso para nosotros, los latinos. Al pulsar dos veces sobre el interruptor, la pulsera entra en modo “siesta”… Guau! … increíble… ¿verdad?. Pues sí, y nos despertará de la siesta con una leve vibración en la muñeca cuando pasen unos 45 minutos, que es el tiempo estimado para una siesta reparadora y que nos haga sentirnos descansado y con ganas de continuar el día.

… Sin duda alguna, lo que hace destacar ésta pulsera del resto de su competencia es su aplicación para monitorizar tu vida diaria …

Y con todos estos datos que recaba sobre tu sueño, no es de extrañar que tu pulsera sea lo suficientemente “inteligente” como para despertarte en el momento justo en el que tu ciclo de sueño te permita sentirte realmente descansado. Podemos activar alarmas a determinadas horas para que nuestra pulsera nos despierte con una suave vibración (sin molestar a tu pareja) y, además, lo hará en una franja de tiempo que puedes configurar para hacer coincidir con tu mejor despertar. Creedme cuando os digo que desde que tengo este “dichoso” cacharrito, me despierto con buen humor y con la sensación de haber descansado.

Ejercicio

la foto (1)Gracias al pequeño giroscopio y sensor de movimiento que tiene la Jawbone Up, contabiliza todo el ejercicio diario que haces a través de tus pasos. La aplicación te fija un objetivo siguiendo las recomendaciones saludables según tu peso y edad y, como en el apartado de sueño, te lo muestra todo en una gráfica donde puedes ver tus estadísticas y, sobre todo, el período de inactividad más largo que has tenido en el día. Ésto te sirve para evitar al máximo la vida sedentaria. Puedes incluso activar una alarma para que la pulsera vibre cuando pases un determinado tiempo sin actividad.

También tiene una función para cronometrar una actividad. Si, por ejemplo, vas a correr, caminar o montar en bici, pulsas el pequeño interruptor de tu pulsera y comienza a cronometrar el ejercicio. Al final del día podrás comprobar todos esos momentos mediante gráficos en tu aplicación movil.

Puedes configurar una alarma de inactividad para que te avise con una pequeña vibración si estás inactivo durante el tiempo que configures

la foto (2)Comida

Y para terminar con la cuadratura del círculo (¿?), os describo lo que podemos controlar con respecto a nuestra comida. En este caso, la pulsera no tiene nada que ver, sólo podremos controlar lo que comemos con la app (por supuesto!, jejeje), incluyendo las comidas que realicemos al día mediante código de barras (leídos a través de la cámara de tu móvil) o buscando en su increíble base de datos de alimentos. De una forma rápida y clara podremos comprobar las calorías ingeridas y así proponernos una serie de metas en cuanto a alimentación saludable.

Podrás buscar todo tipo de comidas categorizadas por tipos. Hay una extensa variedad de platos ya cocinados con sus datos sobre calorías, nutrientes, grasas, etc. De esta forma, la aplicación sabe perfectamente el ejercicio que debes realizar para quemar todas esas calorías.

Conexión con otras aplicaciones

En el apartado de interrelación con otras aplicaciones, Jabwone ha hecho también un excelente trabajo. Disponemos de conexión con alrededor de 12 sistemas externos para interconectarnos con nuestros otros gadgets y/o aplicaciones de medición o seguimiento de ejercicio físico. En mi caso, comparto datos con una báscula y un tensiómetro de Withings, además de conectar con mi aplicación Runkeeper.

En resumen…

La pulsera Jawbone Up será un estupendo gadget si quieres controlar tu salud y bienestar. Te ayudará en tu día a día y evitará el sedentarismo a todas las personas que, como yo, estamos sentados ante un ordenador la mayor parte de nuestro tiempo.

Agradecimientos : A mi hija Maria Sheng y a mi amiga Nuria, que me han “pinchado” para terminar este artículo.

Sobre el trabajo bien hecho y la educación de nuestros hijos

En Junio asistí, junto con mi esposa y el resto de padres y madres, a la graduación de mis tres hijas pequeñas Lucilia, Victoria y Cayetana (así como de todo el tercer curso de Educación Infantil).

Ese día me dí cuenta de la importancia que tiene la continuidad del hilo invisible que une la educación de nuestros hijos entre nuestro hogar y el Centro Docente donde cursan sus estudios.

Ese mismo día comprobé que los valores que hemos intentado trasladar a nuestras hijas han sido correctamente asimilados por ellas gracias al trabajo de unas docentes que con su abnegado trabajo, extralimitándose de las funciones que les exigen sus superiores, son capaces de sacar el
máximo partido a los recursos que la Administración pone en sus manos.

Ahora, en este tiempo estival nos toca a los padres y madres disfrutar de nuestr@s hij@s al igual que, estoy seguro, lo han hecho sus “profes” durante todo el curso.

Desde estas líneas, me gustaría expresar todo el agradecimiento que siento hacia estos Profesionales de la Enseñanza. Estoy seguro que durante el curso escolar habrán tenido que superar dificultades, temores, momentos alegres y tristes, así como nervios, satisfacciones y decepciones, aunque siempre os quedará la satisfacción de haber cumplido con creces todas nuestras expectativas.

Ahora os toca un merecido descanso para retomar de nuevo, y como todos los años, la vuelta al Cole en Septiembre.

Quizá el comienzo del próximo curso escolar sea uno de los más duros a los que os hayáis enfrentado en estos últimos años debido a las últimas medidas adoptadas por el Gobierno de nuestra Nación, aunque estoy seguro que con la ayuda de todos los actores que componemos la Comunidad Educativa, sacaremos adelante una nueva promoción de ciudadanos de nuestro mundo.

Ánimo. Descansad. Estad preparad@s, porque intentaremos echaos una mano en todo lo que podamos o nos solicitéis.

Muchas Gracias.

Antonio Javier Gómez Bancalero.

Blog de Eduard Punset » Cinco claves para un mundo globalizado

Es posible que no os hayáis dado cuenta que cuando dejamos a nuestr@s hij@s todos los días en clase, la primera tarea que realizan es sentarse en asamblea, guardar silencio, pedir la palabra, nombrar al “Encargado” del día y poner en común algunos temas (qué día es hoy, hace frío, calor o si estamos tristes o content@s).

¿Os dáis cuenta?… Es todo un ejercicio de ciudadanía responsable que, con nuestra ayuda como padres y madres, hará de nuestr@s hij@s unas personas felices, integradas y ciudadanos de un mundo globalizado.

Es una pena que en Primero de Primaria, se pierda esta forma de educar. ¿No podríamos continuar con el aprendizaje emocional?. Seguro que sí… pero tenemos que luchar bastante para flexibilizar nuestro sistema educativo que, con mínimos cambios, es el mismo que tenían nuestros padres, abuelos e, incluso, tatarabuelos.

Os comparto este artículo de Punset en el que nos comenta cuáles son sus claves para educar a nuestr@s hij@s:

Blog de Eduard Punset » Cinco claves para un mundo globalizado.

Una adversidad = un nuevo reto en la vida

Hoy he visto a Luis… y me ha dado un subidón de adrenalina!!!.

Os cuento… le operaron de un cáncer bastante complicado en la garganta hace escasos meses. Hoy le he visto y… aparte de comentarme que le han extirpado por completo el tumor, he comprobado el vuelco que puede darte la vida en un momento!.

No tiene cuerdas vocales y… entre gestos, sonidos y su “libretita” (donde apuntaba las frases con las que manteníamos nuestra conversación), me contaba lo feliz que es por estar en este lado de la “vida”.

Luis… Chapeau!. Me quito el sombrero ante tí!.