Sobre el trabajo bien hecho y la educación de nuestros hijos

En Junio asistí, junto con mi esposa y el resto de padres y madres, a la graduación de mis tres hijas pequeñas Lucilia, Victoria y Cayetana (así como de todo el tercer curso de Educación Infantil).

Ese día me dí cuenta de la importancia que tiene la continuidad del hilo invisible que une la educación de nuestros hijos entre nuestro hogar y el Centro Docente donde cursan sus estudios.

Ese mismo día comprobé que los valores que hemos intentado trasladar a nuestras hijas han sido correctamente asimilados por ellas gracias al trabajo de unas docentes que con su abnegado trabajo, extralimitándose de las funciones que les exigen sus superiores, son capaces de sacar el
máximo partido a los recursos que la Administración pone en sus manos.

Ahora, en este tiempo estival nos toca a los padres y madres disfrutar de nuestr@s hij@s al igual que, estoy seguro, lo han hecho sus “profes” durante todo el curso.

Desde estas líneas, me gustaría expresar todo el agradecimiento que siento hacia estos Profesionales de la Enseñanza. Estoy seguro que durante el curso escolar habrán tenido que superar dificultades, temores, momentos alegres y tristes, así como nervios, satisfacciones y decepciones, aunque siempre os quedará la satisfacción de haber cumplido con creces todas nuestras expectativas.

Ahora os toca un merecido descanso para retomar de nuevo, y como todos los años, la vuelta al Cole en Septiembre.

Quizá el comienzo del próximo curso escolar sea uno de los más duros a los que os hayáis enfrentado en estos últimos años debido a las últimas medidas adoptadas por el Gobierno de nuestra Nación, aunque estoy seguro que con la ayuda de todos los actores que componemos la Comunidad Educativa, sacaremos adelante una nueva promoción de ciudadanos de nuestro mundo.

Ánimo. Descansad. Estad preparad@s, porque intentaremos echaos una mano en todo lo que podamos o nos solicitéis.

Muchas Gracias.

Antonio Javier Gómez Bancalero.